21.2.16

1966 / 2016

50 aniversario de la Orden Interser


Los primeros seis miembros de la Orden, ordenados por Thay la noche de luna llena de febrero de 1966, fueron tres mujeres y tres hombres:

Phan Thuy Uyen, Phan Thi Mai (también conocida como Nhat Chi Mai, quien luego se inmolara por la paz frente a una imagen de Avalokitesvara y de le Virgen María), Cao Ngoc Phuong (nuestra querida hermana Chan Khong), Nguyen Van Phuc, Bui Van Thanh y Do Van Khon.

"Thich Nhat Hanh propuso que la Orden estuviera compuesta de monjas, monjes, hombres laicos y mujeres laicas y nos dijo que los seis recién ordenados eramos libres para elegir si queríamos vivir y practicar formalmente como monásticos fo como laicos. Las tres mujeres elegimos vivir en celibato como monjas, a pesar que no rasuramos nuestras cabezas, en cuanto los tres varones eligieron la vida budista laica y casarse formando familias …  Fue una gran celebración! A cada uno se nos dió una lámpara, con una pantalla hecha a mano por Thay en la que había escrito una caligrafía “Lámpara del mundo”, “Lámpara de la luna llena”, "Lámpara de la sabiduría”, etc, en caracteres del chino antiguo. En la ceremonia, los seis miembros ordenados, hicimos el voto de estudiar, practicar y observar los catorce preceptos de la Orden del Interser. Desde aquel día, siento que estos preceptos han sido mi prinicipal maestro, especialmente cuando he estado en situaciones agobiantes y de mucho estrés y en las que no sabía cual era la majeor manera de actuar.”

x         (del libro “Learning True Love” de la hermana Chan Khong).

Vale la pena recordar, a modo de celebración y honrando a nuestros hermanos mayores en la Orden Interser, los estatutos de la Orden, que dicen:

"El objetivo de la Orden es actualizar el Budismo mediante su estudio, exprimentación y aplicación en la vida moderna con especial énfasis en el ideal del boddhisattva.

La Orden del Interser, dentro de la tradición zen del maestro Lin-Tsi (Linji), tiene sus bases en los cuatro principios encontrados en todas las tradiciones budistas, a saber:

- No apego a los puntos de vista: no estar apegados a dogma alguno, prejuicios, hábitos o puntos de vista de aquello que consideramos como siendo “la verdad”.

- Experimentación directa:  la visión profunda, el insight, surgen de la propia experiencia y realización y no de la mera investigación intelectual.

- Lo apropiado: cualquier enseñanza, para ser realmente útil, debe reflejar las necesidades de las personas y de la sociedad, cumpliendo con dos criterios: basarse en los principios fundamentales del Budismo y ser verdadermante útil y apropiada.

- Medios hábiles (upaya): utilizar métodos creativos para enseñar el Camino del Buda, guiando así a las personas en sus esfuerzos para practicar de acuerdo a sus circunstancias particulares (puertas del Dharma)."

Una reverencia y una sonrisa por estos 50 años.
 
                             [más información aquí]

24.1.16

Jornada de Plena Consciencia

organizada por la Sangha de Zaragoza, 24/enero/2016 en el Aula de la Naturaleza del Parque Grande.
es un proyecto educativo con base en Mindfulness dirigido a profesores y educadores.







10.1.16

Salud de Thay

8 enero 2016

2.1.16

Un canto de amor a la Tierra



x                                               (por Thich Nhat Hanh)
 
1. Vivir sin huir. 
    Existir disfrutando.

«Todos vivimos juntos en el planeta Tierra. La Tierra es como un gigantesco pájaro que nos lleva en un viaje extraordinario. La Tierra nos sostiene y nos transporta, a una velocidad de 100.000 km/h, en un viaje alrededor del Sol. ¡Haríamos bien en abrocharnos el cinturón de seguridad! Y convendría que aprendiésemos también a disfrutar de todos los instantes porque, en cada uno de ellos, estamos en contacto con las maravillas de la vida. No necesitamos ocultar sentimientos dolorosos ni olvidar recuerdos problemáticos. No necesitamos algo que nos ayude a olvidar. Lo que necesitamos, muy al contrario, es saber cómo recordar, cómo crear momentos de alegría y felicidad, cómo fortalecer lo que nos nutre internamente y cómo tornarnos conscientes de los milagros de la vida que nos rodea.»

2. No todo es producir ni ganar. 
    La meditación como práctica para conocernos
    y poder estar con nosotros mismos.

«La meditación no consiste en escapar de la vida, sino en tomarse el tiempo necesario para mirar profundamente en uno mismo o en una situación. La meditación es una oportunidad para cuidar de nuestro cuerpo y de nuestra mente; por ello es tan importante. De ese modo, nos damos tiempo para aquietar nuestro pensamiento, sentarnos, caminar o respirar sin hacer nada especial, volviendo simplemente a nosotros y a lo que nos rodea. Así nos damos tiempo para liberar la tensión de nuestro cuerpo y de nuestra mente, tiempo para mirar profundamente en nosotros y en la situación en que nos encontramos.»

3. Recuperar el equilibrio con la Tierra.

«Es necesario emprender una revolución dentro de cada uno de nosotros. Cuando cambiamos nuestra forma de ver el mundo y nos damos cuenta de que nosotros y la Tierra somos uno, empezamos a vivir plenamente atentos y nuestro sufrimiento comienza a reducirse. Y, cuando el sufrimiento ya no nos desborda, descubrimos la compasión y la comprensión necesarias para tratar amorosa y respetuosamente a la Tierra. Si recuperamos nuestro equilibrio interior, empezaremos el trabajo de restablecer el equilibrio de la Tierra. No existe diferencia alguna entre la preocupación por el planeta y la preocupación por nosotros. No existe diferencia alguna entre curar el planeta y curarnos a nosotros.»

4. Sufrir no es malo. 
    Lo malo es temer al sufrimiento en vez de comprenderlo.

«Necesitamos el sufrimiento. Nosotros entendemos la bondad del sufrimiento. Podemos hacer un buen uso de nuestro sufrimiento mirando profundamente en su interior, reconociéndolo y abrazándolo. De este modo, nuestro sufrimiento se transformará y aumentará nuestra comprensión, amor y compasión. El sufrimiento es el abono que posibilita el desarrollo de flores muy hermosas. No necesitamos, para ser felices, llegar a un lugar imaginario en el que no existan ni el dolor ni el sufrimiento. Podemos aceptar a la Tierra como nuestro hogar. Ella es una realidad viva que podemos tocar, ver y experimentar directamente aquí y ahora.»

25.12.15

El corazón de la práctica

          Al meditar no nos alejamos de la sociedad, no nos escapamos de ella, sino muy por el contrario, nos preparamos para reinsertarnos adecuadamente en ella. Nosotros llamamos a esto "Budismo Comprometido". Cuando nos dirigimos al centro a meditar, nosotros podríamos pensar que en ese momento dejamos todo atrás -familia, sociedad y todas las complicaciones que ambas acarrean- y vamos como un individuo con el sólo objeto de practicar en búsqueda de paz. Esto es en sí una ilusión, pues para el budismo no existe la noción de “un individuo”.
 
[ir arriba]